Fuga de cerebros a Alemania

EMIGRACION DE UNA BIÓLOGA Y UN INGENIERO A ALEMANIA

¿Qué ver en Berlín después de los puntos de interés turístico?

Como veis por el título de la entrada, cada día es más profunda mi fascinación por Berlín. Es la segunda vez que vivo cerca de esta gran ciudad pero la primera que me embruja con sus encantos. Ya tenemos muy vistos los principales puntos de interés turístico así que ahora nos dedicamos a explorar el resto de la ciudad. El fin de semana pasado estuvimos en casa de nuestra amiga Daniela, que lleva 3 años viviendo aquí y conoce la ciudad bastante bien. Después de llevar 19 días sin pisar la civilización, el lunes volvíamos de Berlín como el niño que llega de una super fiesta de cumpleaños contándole a sus papis lo bien que se lo ha pasado.

El domingo llegamos a eso de las 12 de la mañana y fuimos a casa de nuestra amiga a dejar los bolsos. El piso es un edificio antiguo con los techos altos, muy bonito, y sobre todo fresquito. Teniendo en cuenta que estos días han hecho unos 35 ºC de media, se agradece pasar una noche fresquita . El “terrá” de Málaga también llega a Berlín 😀

En el piso nos cambiamos de ropa, cogimos los arreos de playa (toalla, chanclas, bikini, protector solar) y nos fuimos al lago. Ha sido lo más cerca que hemos estado estos meses de una playa. El lago tenía una orilla de arena fina y blanca como la de Tarifa y el agua estaba como la de la playa de Málaga, no muy fría.  Aunque de color verde-lago.

Nos dimos un baño que nos supo a gloria y después nos echamos en la arena caliente. El cuerpo nos pedía ese calor de la arena caliente en los pies, del sol tostando la piel. Detalles tan simples os pueden parecer una tontería pero a mí me dieron la vida, me rellenaron las baterías de energía.

Cuando ya nos quemaba demasiado el sol nos fuimos a la orilla de enfrente del lago, donde había mucha menos gente y podías echarte tranquilamente a la sombra de los árboles.

Estuvimos allí un buen rato, hablando de películas, riéndonos a carcajadas, relajados. También echábamos de menos eso, el quedar con alguien para echarte unas risas, y con Daniela nos lo pasamos genial. Lo que más difícil ve también ella de la vida en Alemania es encontrar estos momentos de risas, supongo que en este aspecto influyen mucho las diferencias culturales. El sentido del humor de los alemanes y de los latinos es diferente, que ni mejor ni peor, solo distinto.

Un pensamiento que me ronda la cabeza estos últimos días es que uno puede crear su hogar en casi cualquier parte del mundo, bueno, centrémoslo mejor en Europa. Solo es cuestión de adaptarse sin dejar de lado las costumbres más arraigadas en tu persona. A ver, me explico. Por ejemplo, el pan alemán está buenísimo, más bueno que el español para mi gusto. Sin embargo, el otro día compré bollitos de pan blanco tipo baguette y me tomé uno para desayunar con aceite de oliva, tomate en rodajas y unas lonchitas de queso de cabra. Fue como transportarme a mis desayunos en la tienda de mis padres los sábados por la mañana. Una sensación parecida es la que sentí el sábado cuando me tumbé sobre la arena caliente del lago, mojada después del baño y con los pies llenos de arena. Sentirse en casa es solo cuestión de buscar las cosas que te dan sensaciones familiares y combinarlas con las nuevas sensaciones del lugar en el que estés. Desde entonces no veo tan difícil la adaptación a este país. Unido a que somos muchísimos españoles y latinos aquí, es fácil encontrar buenos momentos en los que se combinen las sensaciones familiares con las risas después de un buen chiste.

Después del lago volvimos a casa de Daniela a cambiarnos de ropa. Y, malas noticias, tuve la genial idea de poner la cámara a cargar. Los que me conocéis bien podéis imaginar lo que pasó… que se me olvidó la batería en casa. Así que no tengo fotos de esa noche en Berlín. No sé por qué me acabo de acordar de los créditos del final de la película “Resacón en la Vegas” 😀 😀

Por la “noche” (a las siete de la tarde) fuimos a cenar al mejor sitio de hamburguesas de Berlín, en la estación de U-Bhan Rosa-Luxemburg-Platz. Por 6.50 euros tienes un menú con patatas y bebida y una hamburguesa casera. Esa zona de la ciudad está muy bien para cenar, con muchos bares y mucho movimiento.

Cuando terminamos nos fuimos a un concierto de jazz al aire libre. Fue precioso, pero no tanto por la música, que sí, era bonita, pero tampoco me llama mucho la atención. Era fascinante por el ambiente que había allí. Los cuatro músicos estaban en la puerta de uno de los grandes museos de la ciudad, un edificio de arquitectura imperial iluminado en tonos amarillos, rosas y azules. Y el público nos sentábamos en el empedrado de la calle. Los que habían llegado antes estaban sentados en las sillas que el ayuntamiento había preparado, otros se quedaron de pie y otros, como nosotros, sentaditos en el suelo. Los más listos llevaban mantas para el suelo, tipo picnic. Pero no era desagradable. Estás allí sentado, en una noche cálida de verano (que supongo hay pocas en Berlín), con el río Spree al lado y el imponente edificio delante, escuchando música relajante bajo las estrellas… parece una película francesa, ¿verdad?

Cuando hicieron el primer descanso nos fuimos a tomarnos un mojito. El bar estaba casi vacío porque era domingo pero fue mejor así porque pudimos coger el mejor sitio, un sofá mugriento con dos sillas cojas y alumbrado por una lámpara de estilo vintage que molestaba solo de verla de lo fea que era. Las paredes del sitio estaban sin alicatar, pintadas de dorado y el mobiliario era un conjunto de muebles, sillones y lámparas sacado de una película de los años 40. Pero sorprendentemente todo junto daba un aire muy original al sitio, un estilo acogedor y la música era buena. Allí echamos otras risas con el mojito. La verdad es que no estaba muy bueno, le faltaba azúcar, y nos cobraron siete euracos por cada mojito. La camarera era muy simpática. Cuando nos íbamos nos preguntó cuáles eran nuestros planes para el resto de la noche (eran las 12) y cuando le dijimos que nos íbamos a la cama se echó las manos a la cabeza. Era una pena desaprovechar esa noche tan buena que hacía así que nos recomendó que diésemos un paseo para la East-Side Galery. Es la zona del antiguo muro de Berlín que convirtieron en galería de arte. A cada artista le adjudicaron unos metros del muro para que plasmaran en él algún mensaje artístico. Esta zona del muro está en la orilla del río y es un paseo agradable, puedes ir charlando y al mismo tiempo viendo obras de arte. Tiene su encanto.

Terminamos el paseo a las una de la mañana, hechos polvo y deseando llegar a la cama. Aunque el inconveniente que tienen las grandes ciudades es que puedes tardar bastante en llegar a casa, en nuestro caso fue otra hora más.

Al día siguiente, ya con mi cámara en mano, fuimos a dar una vuelta por la zona de Kreuzberg (parada de U-Bahn Moritzpl.), una zona muy alternativa, llena de tiendecillas y bares. En una de las esquinas encontramos una puertecita que daba a un jardín y al entrar nos encontramos con que era un vivero ecológico, donde se vendían plantas y daban charlas sobre el vegetarianismo. Sorprende un poco encontrarse un vivero en una zona de edificios altos y tanto ajetreo.

 

Después comimos en el sitio donde hacen los mejores kebab de Berlín. No sé si son los mejores pero desde luego estaba buenísimo. Es un kioskillo justo a la salida de una boca de metro, creo que era la U-Bahn Möckernbrüke. El kebab llevaba carne, ensalada, perejil, un chorrito de limón, salsa de yogurt… hasta aquí lo típico, pero es que además llevaba una “fritá” de patatas con berenjena, zanahoria y otras verduras. Una mezcla explosiva pero que consigue quitarte el hambre durante unas cuantas horas por 3.90 euros.

Después de comer era ya hora de volver al pueblo, a nuestra “ajetreada” vida en la granja. Y es que en este pueblecito también hay días de mucho tráfico. Como el otro día, que estábamos haciendo una pizza y de repente escuchamos muchos claxon y ruido de coches. Nos asomamos a la ventana de la buhardilla, trepando por el pollete de la cocina, y nos encontramos con que era la reunión anual de tractores de la comarca 😀

Es el día que más ruido hemos tenido en casa, y solo duró 15 minutos. El resto del tiempo solo se oyen pajaritos, moscas y algún que otro coche.

Como he dicho, ese día estábamos haciendo pizza. ¿Queréis ver las fotillos? Advierto que no son aptas para adictos a las pizzas de atún.

Así nos quedó la masa:

Y así el resultado final:

Esta semana también hemos probado a hacer la paella de pollo, no tiene muy buen aspecto pero estaba bastante rica.

En cuanto a la búsqueda de empleo, la cosa sigue estable. Paco ha echado ya unas 15 ofertas y yo ocho. Por mi parte no he tenido noticias de ninguna de ellas pero Paco sí. El otro día le llamaron de una empresa, para que ampliara la información que tenía del currículm. Estábamos los dos super nerviosos, era el primer contacto con una empresa alemana. Os podéis imaginar la cara de felicidad de Paco al colgar el teléfono. Si no os la imagináis, aquí os enseño la foto que le eché:

 

Desgraciadamente a los tres días recibimos un email diciendo lo mismo que las otras cuatro: “Estamos impresionados con sus aptitudes pero sentimos comunicarle que no podemos ofrecerle ningún puesto en nuestra oferta. Le rogamos que esté al corriente de futuras vacantes en nuestra empresa. Atentamente, Fulanito de Tal”.

Hemos rastreado todas las páginas que se nos han ocurrido con ofertas de empleo en Alemania, Austria o Suiza. Y no hemos encontrado nada. La oferta que no pide 2-5 años de experiencia, pide buena comunicación en alemán, y las hay incluso que piden que hables inglés, alemán y francés, por pedir que no quede. Lo peor de todo es que seguro que hay gente que maneja esos tres idiomas buscando empleo aquí. Así que hemos decidido centrarnos en el alemán, dejar de buscar trabajo hasta que alcancemos un nivel B1 y mientras tanto esperar noticias de las ofertas que hemos echado ya.

Si alguien sabe dónde se encuentran esos chollos de trabajar en Alemania sin conocimientos de alemán, que nos lo diga por favor. Por que esto empieza a parecerse a esos vuelos de avión a 1 euro, que todo el mundo habla de ellos pero nadie los ha visto.

Para subir un poco los ánimos, y como han hecho unos día muy buenos por aquí, el otro día fuimos al lago que hay cerca de casa. Y… ¡me metí entera en el lago! ¡Por fin!

 

Nos llevamos los libros, unas chucherías, almendritas y nos pusimos a tomar el sol allí sobre la hierba. Todo muy campestre.

 

En cuanto al trabajo en la granja, esta semana está la cosa tranquilita. Lo único que hicimos ayer fue recolectar unas ciruelas del árbol que hay a la entrada de la granja y quitarles el hueso para hacer compota. Tenemos las yemas de los dedos marrones del ácido de las ciruelas pero ha merecido la pena, hoy hemos probado la compota que ha hecho G y estaba riquísima, con helado de vainilla. Tiene un sabor muy parecido a las manzanas al horno. El otro día me dejó G un montón de revistas de cocina (en alemán) y voy a ver si viene la receta de la mermelada de ciruelas para hacerla. A mi me encanta y en España es muy difícil de encontrar. Está la de ciruelas normales pero no estas que son las ciruelas pequeñitas ovaladas de color morado intenso. La mermelada queda muy espesa y de color marrón oscuro, como si fuese nocilla. Tiene muy mala pinta pero un sabor delicioso. Si la hago ya os contaré cómo ha salido.

Ahora voy a ver si hago un bizcocho. Pero antes de terminar hoy, quisiera agradecerle al blog “Trabajo-ya” por su mención especial del otro día: http://www.trabajo-ya.net/vida-y-trabajo-en-alemania-visto-a-traves-de-los-blogs/ Gracias por eso de “la visión más íntima” 🙂

Un saludo a todos y ¡hasta la próxima!

Anuncios

5 comentarios el “¿Qué ver en Berlín después de los puntos de interés turístico?

  1. mama
    23 de agosto de 2012

    todo muy bonito merece ver la cara de alegria del paco muchos para los dos

  2. Anuska
    23 de agosto de 2012

    Patri en serio, te animo a que escribas un libro, se podría llamar algo así como, la vida en una granja alemana o experiencia de unos jóvenes en Alemania, jajaja seguro que se te ocurre un buen título porque eres una gran narradora! 😛 me alegro que hayáis tenido un poco de vida social a la española y que hayáis cargado bien las pilas para seguir adelante con ese idioma tan difícil pero no imposible! Por aquí sin novedades… Fútbol y trabajo, trabajo y fútbol, poco más! Un besazo enorme 🙂

    • patriciasanchezvillena
      24 de agosto de 2012

      🙂 por aquí también tengo mucho fútbol, Paco está viendo los partidos on-line. El otro día con una pena de no poder estar allí en la Rosaleda. Lo del libro me parece a mi que no va a ser 🙂 ¿quién lo compraría? vosotros solamente jaja que soy mi club de fans y me queréis mucho. De momento seguiré con el blog. Un beso a los dos.

  3. montauk07
    5 de septiembre de 2012

    Hola Patricia!! gracias por tu comentario. He leído tu blog de pe a pa y me ha encantado, de verdad. Me siento muy identificada contigo. La única diferencia es que mi novio ya lleva 5 años viviendo en Alemania con trabajo fijo y es él quien me está ayudando bastante a mí con todo el rollo burocrático y la integración. Pero yo estoy aquí porque él no ha podido volver (es ingeniero y trabaja con las energías renovables, que como sabes en España las han mandado al carajo). Yo de momento estoy asistiendo en la VHS de la ciudad (Oldenburg, al lado de Bremen) a un curso A2 de alemán porque del A1 me examiné en España. Sólo llevo una semana aquí pero son muchas sensaciones…por un lado ilusión, por otra nostalgia, lágrimas que se me escapan recordando a mi madre despidiéndome en la estación, y pensar que no tuve otro camino que tomar esta decisión para sentir que hacía algo con mi vida…y llegar aquí Patricia significa encontrarte con la realidad: que no te contratan si no sabes bien alemán. Eso es lo que no nos cuentan en España cuando publican los artículos de “vente a Alemania Pepe”. Hay que currárselo muchísimo, y yo en el curso estoy sufriendo un montón porque tienen bastante más nivel dl que yo tengo a nivel hablado (sólo sé decir cosas básicas). La cuestión es que aunque he preparado mi cv, ya sé que ni siquiera como profe de español (que es a lo que aspiro) me van a coger sino tengo como mínimo un B1.
    Así que mucha paciencia y mucho esfuerzo…sigue con tu blog que es una maravilla ver tu vida en la granja! yo en breves también escribiré de nuevo contando cómo sigue la vida en esta pequeña ciudad del norte.
    Un beso, me alegra mucho haber encontrado gente que está en nuestra situación 🙂

    • patriciasanchezvillena
      6 de septiembre de 2012

      Supongo que a mí me pasaría lo mismo si hiciese ahora un curso de A2. Estoy estudiando un A1-2 por mi cuenta con los libros que me traje de España pero practico poco, no me veo con capacidad de entablar una conversación profunda. Hasta octubre o noviembre no me meteré en un curso de A2, esto es difícil y tengo que estudiar mucho. De momento estamos echándole unas 6-8 horas diarias. Si venís a Berlín un día de turismo avisadnos (tlf: 015225421032).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 23 de agosto de 2012 por en En Alemania.
A %d blogueros les gusta esto: